CASA LO ALTO

El enólogo valenciano Víctor Marqués abandera uno de los proyectos más destacados de vinos de calidad basados en una viticultura respetuosa, dentro de la comarca Requena-Utiel. Concretamente en la carretera que enlaza Las Monjas con Casas de Pradas existe un caserío que se conoce como Casa Lo Alto. La ubicación de la casa solariega y la bodega se sitúa en lo alto de un cerro -de ahí su nombre histórico- en el centro de los viñedos y a una altitud de 750 metros. Las diferentes orientaciones e inclinaciones de las parcelas crean las condiciones que diferencian a este singular pago vitícola desde su fundación en 1796.

VIÑA

El proyecto actual está basado en el cultivo ecológico con prácticas de viticultura sostenibles con el medio ambiente, en el que las 150 hectáreas de la finca son consideradas como un todo, en el que la vida en los cultivos de almendro y los bosques de pinos y carrascas interactúa con el viñedo. Estas 150 hectáreas se reparten en 60 hectáreas de viñas de Bobal, Garnacha, Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Syrah y Chardonnay y 30 hectáreas de almendros, rodeadas por 60 hectáreas de masa forestal que hacen del lugar un paraje único.

CLIMA

El clima es continental con la ligera influencia del mar Mediterráneo, con grandes variaciones de temperaturas diurnas y nocturnas que favorecen la acumulación de los taninos que forman parte de la estructura y longevidad de sus vinos.

SUELO

La orografía remonta desde la rambla de Albosa, antiguo cauce por el que discurre ocasionalmente el agua de lluvia entre las suaves colinas de Venta del Moro. Por lo general, se trata de suelos pardos que cogen su color de la parte orgánica con alto contenido en minerales de arcillo (Illita y Caolinita) y de la fracción inorgánica que procede de la roca madre de tipo calizo. La roca madre es sedimentaría formada por carbonatos, especialmente carbonato cálcico. la Illita y la Caolinita son dos minerales del grupo de las arcillas con forma de láminas que resultan de la alteración de otros minerales como las micas y los feldespatos. Vistas al microscopio, las illitas pueden encontrarse formando estructuras en panal de abeja, mientras las caolinitas forman agregados.

CULTIVO

El manejo del cultivo es respetuoso con el medio ambiente, evitando el uso de productos químicos de síntesis. El abonado es de tipo orgánico de origen animal y preparados biodinámicos, con la finalidad de no interferir en la meso y macrobiota del suelo y así revitalizarlo y llenarlo de biodiversidad.

PRODUCCIÓN

El sistema de elaboración es de mínima intervención con tal de que se exprese únicamente las cualidades especificas del terruño de este paraje, utilizando los sistemas de elaboración y envejecimiento para obtener la mayor tipicidad posible.

Menú